10.20.2017

weekly thoughts: dias de perros



It has been an awful week to me. I don´t know how I do it, but I have almost every single day some anecdote to share. Every disaster you can think of, probably had happened to me. But I don´t complain neither, because it makes my day more interesting (Sometimes way too much...)

Esta siendo una semana un poco catastrófica para mí. Es cierto que no sé como me apaño, pero casi todos los días tengo alguna anécdota para . Y es que me pasan todo tipo de calamidades, sin exagerar. Y aunque en el momento lo pase un poco mal, tampoco puedo quejarme, porque así mi día a día es más entretenido.




ENGLISH PORTION

Disclaimer: I was supposed to upload this yesterday, but one of my teachers apparently decided to give us a task due to today, and I found out yesterday night, so I could´t finish it on time. That´s why I walk about today, but I mean today as Thursday 19th.


This past Tuesday was my childhood best friend´s bday, and when I called him to say happy birthday,  we finish up talking about one of those things that had happened to me that day. So he told me: Listen Andrea, I think you should write about these type of things on your blog, and tell your little bees (Once I had the amazing idea of writing here Hello bees! and that was the one and only time that my friend decided to visit my blog. And read it. From that day on, he makes fun of me for that) all of your adventures. And I thought it wasn´t a bad idea at all. Because at the end, we are all a little Ohana here right?

Today I had a rough day in front of me. And I promise you that those who know me always see Im pretty positive about everything. However, I had the sensation it wasn´t going to work out well. So given the act I have a small test in the first period, I decided to leave the house one hour early. The glass, for some kind of reason I don´t know, was super fog, I could hardly see the road, so I drove really slow and with nigh level of fear inside my body. Adding some more fire to that, I found such a huge bottleneck that I finally arrived half an hour late to class. And the teacher at first didn´t allow me to do the test. In the second period, I had an exam of tax law. 30 minutes to answer 3 points, which are 30% of the subject. If you could finish it on time, or at least in a successful way, congrats, you are my new idol.

This is for today´s day. The rest of the week I had more experiences, like having to call the crane to open my car, which was in the middle of my college´s parking, because my car keys run out of battery and the manual door was broken. This, as another example.

When Im currently living the situation, for example this morning, I couldn´t help but feel really impotence. After 20 minutes of being stuck in traffic, not moving at all, I decided to call my dad because I didn´t know how to manage my nerves. And he told me something super simple, but wise: Andrea, you are stuck in traffic and you are late. There´s nothing you can do about it, but assume it. This is the reality and the consequences will arrive when the time comes. And he was completely right. His words helped me a lot, not only to calm down, but to realize that is wasn´t the end of the world, and it didn´t have the importance I was giving to it. In the first period, the test has only 0,3 points, after all. And even if the percentage was higher, I should´t give it more importance.At the end, I arrive to class. And today, sadly, there´s a lot of people around the world that didn´t have this luck. They didn´t arrive to their destination. So I am lucky for that.

It is possible that today I failed the exam of the second period. But when I arrived home, I had a hot meal to fulfill my stomach, and a roof under which sleep after spending the majority of the night studying. I can´t even imagine how many people today haven´t eat anything yet, and won´t have a roof under which sleep in the cold nights.

With all of this said, I just want to encourage you to rest importance to things. To try to look at them from a different perspective. To take a step backward and think about the importance you are giving to your concrete situation. Im sure most of you today had to face one problem or another. I would love if you could compare it with those who live in Galicia, Asturias or Portugal, whose past days have lost their homes and possessions due to the fire. Maybe they have even lost their pets, someone who they love, or their own lives. I put this example because it the closest one to me, but you can also think about the terrorist attack suffered this past Saturday in Somalia. Maybe some of you haven´t heard about it, and I don´t blame you, you cannot choose the preference the media give to the news. But for those of you who don´t know, this past week over 300 people lost their lives in that attack. 

Now, compare your problems with those that people currently have. A lot of times, when I do this, I feel nothing but ashamed and selfish, for allowing myself to feel miserable for something as small as being stuck in traffic, or having a bad day or exam. At the end of the day, I have to food to feed my body, a roof under which sleep, people around me that loves me, and health. Dont you think I should feel nothing but luck?
I encourage you think about this, and, as always, feel more than free to share your thoughts in the comment section.

Kisses Ohana!!





PARTE EN ESPAÑOL

Aclaración: Se suponía que tenía que subir esto ayer, pero una de mis profesoras decidió mandarnos una práctica para hoy, y me enteré ayer por la noche. Por eso no pude acabar este post a tiempo. Por ello, cuando digo hoy, me refiero a ayer Jueves 19th

Este Martes fue el cumple de mi mejor amigo de la infancia, y cuando le llamé para felicitarle, acabamos hablando de una de las peripecias que me había pasado ese día, y me dijo: Andrea, todo esto deberías contarlo en el blog a tus "abejillas" (Un día se me ocurrió poner hola abejillas en una entrada, y resulta que fue justo el día que mi amigo, por primera y última vez entró a ver el blog, y lo leyó. Desde entonces se cachondea de ello.) todas estas cosas que te pasan, en serio. Y pensé que no es para nada mala idea. Al fin y al cabo esto aquí todos somos Ohana, no?

Hoy tenía un día por delante bastante completito. Y os prometo que los que me conocen siempre me dicen que soy bastante positiva. Sin embargo, tenía la sensación de que no iba a ir bien. Así que dado que a primera hora tenía una prueba, decidí salir una hora antes de casa. El cristal, por algún motivo que desconozco, se empañaba por fuera muchísimo, y no veía apenas la carretera, por lo que iba despacio y con el miedo a niveles elevados. Además, he pillado un atasco tan monumental, que he llegado a clase, aún así, media hora tarde. Y la profesora de primeras no quería hacerme la prueba. A segunda hora, un examen de derecho tributario. 30 minutos para un examen de 3 puntos de evaluación. Si alguien lo ha podido acabar a tiempo, o al menos, hacer de forma medio exitosa, enhorabuena. Eres mi ídolo.

Esto por el día de hoy. Pero el resto de la semana también he tenido más experiencias, como quedarme sin pilas en las llaves del coche, y el bombín roto, así que tuvo que venir la grúa a por él. Esto entre otros ejemplos.

En un primer momento, o cuando lo estoy viviendo, por ejemplo, esta mañana, no podía con la impotencia. Cuando llevaba más de veinte minutos parada en la carretera, llamé a mi padre porque no podía con los nervios. Y me dijo algo super simple, pero como siempre en él, super sabio: Andrea, estás en un atasco y llegas tarde. Es la realidad, y es así. Pero ponerte más nerviosa, o llorar (Porque sí, he llorado por una tontería así) no te sirve de nada. Asume que llegas tarde, y las consecuencias llegarán en su debido momento. Y tenía toda la razón. Sus palabras me ayudaron no sólo a calmarme y a tomarme el día mucho mejor de lo que habría sido sin escucharle, pero además a darme cuenta de que no sólo no es el fin del mundo, sino que tampoco tiene la importancia que le estaba dando. Al parecer la prueba a primera hora contaba sólo 0,3 de la evaluación. Pero aunque contase más, tampoco le habría dado más importancia. Porque al fin y al cabo, llegué a clase. Hoy, en todo el mundo, ha habido mucha gente que no ha tenido la suerte de llegar a su destino. Y por ello soy afortunada.

Puede, además, que hoy haya suspendido el examen de tributario. Pero cuando he vuelto a casa, tenía un plato de comida lleno para llevarme a la boca, y un techo bajo el que dormir un rato después de haberme pasado gran parte de la noche estudiando. Mucha gente hoy no ha podido meterse ni un trozo de pan a la boca, o están pasando frío porque no tienen un techo bajo el que refugiarse.


Con todo esto simplemente quiero animaros a que relativicéis las cosas. Qué intentéis mirarlas desde otra perspectiva, o dar un paso atrás y pensar si la situación merece de verdad la importancia que le estáis dando. Estoy segura de que muchos/muchas de los que me leéis en este momento habréis tenido que enfrentados a algún problema a lo largo del día. Me gustaría que lo comparaseis con los problemas a los que se enfrentan aquellas personas que viven en Galicia, Asturias o Portugal, que estos últimos días han tenido que ver como sus casas y terrenos, donde residían gran parte de sus posesiones queridas, eran devoradas por las llamas. O que incluso han perdido animales, seres queridos, o en el peor caso, su propia vida. Pongo este ejemplo porque es el que más cerca me toca, pero el atentado sufrido en Somalia esta misma semana podría ser perfectamente otro. Puede que algunos no os hayáis podido enterar, y no os culpo, no podéis determinar la preferencia, a mi juicio pésima, que los medios le dan a la emisión de noticias. Pero para aquellos que lo desconozcáis, este pasado Sábado hubo un atentado en Somalia con más de 300 muertos.

Ahora, compara de nuevo vuestros problemas con los que gente que resida en estas tierras estén sufriendo. Muchas veces, cuando hago esto, me siento hasta egoísta, por haberme permitido el lujo de sentirme desgraciada por un problema tan pequeño como un mal examen o un atasco que me haya hecho llegar tarde. Y es que si al final del día tengo comida que llevarme a la boca, un techo bajo el que dormir calentita y gente a mi alrededor que me quiere, y salud ¿No puedo considerarme una persona tremendamente afortunada?.
Os animo a la reflexión, y como siempre, podéis hacerla perfectamente en los comentarios.

Besos Ohana!!!